¿Cómo debe ser una lonchera escolar saludable?

Nutritiva: Debe contener alimentos naturales que brinden nutrientes necesarios según la edad, sexo, peso, etc.

Variada: Evita que el niño se aburra, diferentes colores, sabores, formas, texturas, etc.

Sencilla: Enviar alimentos que se puedan abrirse con facilidad o comer sin problemas.

Cantidad Adecuada: Utilizar porciones pequeñas o adecuadas para cada niño.

 

¿Por qué es importante?

Complementa la alimentación del escolar.

Recupera la hidratación que pierde al jugar.

Repone la energía que gasta durante el recreo y las clases.

Evita que su rendimiento escolar decaiga.

 

A continuación, compartiremos varias recetas fáciles de preparar:

 

1. Mantén una buena hidratación:

Es importante consumir más agua de lo habitual durante el embarazo en la época del verano, lo recomendado son más de 8 vasos de agua fresca al día; además, es bueno complementar la hidratación con frutas. Las frutas contienen gran cantidad de agua, lo que te ayuda a evitar la retención de líquidos y previene la hinchazón. Asimismo, aportan vitaminas, nutrientes y fibras que el cuerpo de la mujer requiere durante la gestación.

 2. Elige comidas saludables y ligeras en la época de verano:

 Durante el embarazo en la época del verano, es aconsejable consumir alimentos ligeros, tales como sopas fríasverduras y hortalizas en ensaladas y frutas.

 3. Evita las comidas cargadas y las grasas:

El calor hace que disminuya el apetito y apetezcan más los menús frugales. Opta por alimentos fáciles de digerir, bajos en grasas, de alto valor nutritivo y energético.  Con las hormonas de la placenta (progesterona) la digestión es más lenta y se favorece la indigestión, los gases (producto de la fermentación) y el estreñimiento.

 4. Evita comer demasiado por la noche para facilitar el descanso.

 5. Consumir frutas y verduras al día:

La fruta fresca es un gran aliado en la dieta de la embarazada. Además de ser refrescantes e hidratantes por su alto contenido en agua, las frutas aportan vitaminas y minerales esenciales. El aporte de vitamina C de las frutas contribuye a una mejor absorción del hierro de los alimentos y al ser ricas en fibra ayudan a combatir el estreñimiento en el embarazo. Además, la vitamina C previene el sangrado de encías, mejora la cicatrización y mejora el sistema inmunológico.

¿Qué es el pie plano?

Se caracteriza por una falta o disminución del arco medial longitudinal o de la bóveda plantar. La huella que deja un pie plano es fácil de reconocer porque carece de la curva característica del pie o ésta, es menos pronunciada.

Es más frecuente en los niños que en las niñas  (52% entre un 36%).

Tipos de pie plano:

El pie plano puede ser de dos tipos: 

1.- Pie plano duro o contracturado (no se mueve): Es cuando el arco no se recontruye, es secundario a una gran variedad de enfermedades, frecuentemente graves e incapacitantes, como poliomielitis, lesiones o enfermedades de médulas espinales o musculares.

2.- Pie plano flexible: Es el que normalmente vemos; tiene una función muscular normal con adecuado arcos de movilidad.

¿Qué factores  predisponen a tener pie plano?

Investigar antecedentes familiares, con el mismo diagnóstico.

Aquellos niños que tienen ligamentos muy fláccidos,  que tienen músculos débiles 

El sobrepeso y la obesidad 

¿Cuáles son los síntomas?

El pie plano puede ser detectado al nacer o puede presentarse años después. La mayoría de los niños que tienen el pie plano no presentan síntomas, pero algunos niños sufren uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor, sensibilidad o calambres en el pie, la pierna y la rodilla.
  • Inclinación del talón hacia afuera.
  • Torpeza o cambios en la forma de caminar.
  • Energía reducida cuando participa en actividades físicas.
  • Retiro voluntario de actividades físicas.

¿Cómo sospechar que un niño tiene pie plano?

La edad en que se debe efectuar el diagnóstico es a partir de los 2 a 3 años. Solo un 20 ó 25 por ciento de los pacientes tiene manifestaciones clínicas.

Para el diagnóstico del pie plano, se observa su forma cuando el niño se pone de pie y cuando se sienta. También se debe observar cómo camina el niño, con zapatos o con los pies descalzos y evaluar el rango de movimiento del pie. 

Debido a que el pie plano en ocasiones está relacionado con problemas de la pierna, por lo que se  examina también la rodilla y la cadera.

Ocasionalmente, se realizan rayos X para determinar la gravedad de la deformación y cuando se evidencian niños con muchos síntomas, además en ocasiones se ordenan estudios adicionales de imagen diagnóstica y otro tipo de exámenes, que ya deberían ser indicadas por el ortopedista pediatra 

¿Quién debe tratar el pie plano y cuál es el tratamiento?

El tratamiento debe ser efectuado por un especialista (Ortopedista Pediatra); la mayoría de los pies planos flexibles no requieren tratamiento y no hay evidencia para apoyar el papel de los aparatos ortopédicos o cirugía.

Cuando el niño tiene síntomas sí se requiere tratamiento. El ortopedista pediatra, puede recomendar una o más de las siguientes opciones de tratamiento no quirúrgico:

  • Modificación de actividades: El niño necesita disminuir temporalmente las actividades que le producen dolor y evitar caminar o permanecer de pie durante periodos prolongados.
  • Dispositivos ortopédicos: Se colocan dentro del calzado como soporte de la estructura del pie y mejorar así su funcionalidad.
  • Terapia física: Los ejercicios de estiramiento, supervisados, proporcionan alivio en algunos casos de pie plano.
  • Medicación: Los medicamentos antinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.
  • Modificaciones del calzado.

En general, el pie plano flexible no requiere tratamiento. Se trata de pies normales que evolucionarán, espontáneamente, hacia una mejoría de la alineación.

Conviene estimular el desarrollo de la musculatura propia del pie mediante ejercicios como caminar de puntillas, o más sencillo, caminar descalzo por casa.

Debemos evitar el uso de calzado rígido porque no permite un correcto desarrollo del pie.

En la actualidad no se aconseja el uso de plantillas ni otro tipo de dispositivos o calzado ortopédico.

Las plantillas modifican el apoyo de la planta del pie en el momento que el niño pone el peso encima. Sin embargo, no se ha demostrado que tengan efecto en corregir la altura del arco longitudinal interno ni ninguno de los otros trastornos de alineación del pie plano flexible. 

Por el contrario, las plantillas contribuyen a que la suela del calzado sea más rígida y ello no favorece el desarrollo muscular del pie. También se ha comprobado que un porcentaje de los niños que utilizan plantillas pueden desarrollar trastornos psicológicos relacionados con la autoimagen delante de sus compañeros de escuela.

Intervenciones quirúrgicas:

Hoy en día, sólo estarían indicadas en algunas afecciones del pie en las que se producen sobrecargas con aparición de dolor.

Tampoco aconsejamos la corrección quirúrgica del pie plano flexible, porque lo consideramos un pie "normal" que mejora con la edad y que no produce problemas dolorosos ni funcionales. 

Existen diversas técnicas quirúrgicas que modifican la situación en la que articulan los huesos del pie, justo debajo del tobillo. En general consisten en colocar un soporte entre los huesos astrágalo y calcáneo con el objetivo de aumentar la altura del arco longitudinal interno.

En general sólo se indica, la corrección quirúrgica en casos extremos, generalmente asociados a otros trastornos óseos y en pies dolorosos o con una deformidad progresiva.

Dra. Rossy Barrón
Pediatría Clínica Santa Isabel

 

"El frío le hace daño a mi bebé"

El frío no le hace daño, el exceso de frío sí, así  como el exceso de calor. Por ello es más peligroso que lo sobre abrigues en épocas de calor, ya que corres el riesgo de que sufra un golpe de calor, que se produce cuando el cuerpo es incapaz de disiparlo. Se presenta en los bebés cuando están muy abrigados bajo el sol o en un ambiente muy caluroso. 

Es importante tener en cuenta que los bebés tienen pies y manos frías, la temperatura más confiable de su cuerpo está en la barriguita o en el cuello. 

¿Qué es la Costra Láctea?

La Costra Láctea es la expresión coloquial que se utiliza para referirse a la dermatitis saborreica del lactante, o saborrea, que también se conoce como caspa cuando afecta a niños mayores o adultos: se auto limita y se caracteriza por piel escamosa y seca que se asemeja al aspecto de la caspa, o incluso se presenta como manchas escamosas o costras gruesas, grasosas amarillentas o marrones; se distribuye en áreas ricas en glándulas sebáceas como el cuero cabelludo, alrededor de las orejas, cejas, frente e incluso en las axilas y otros pliegues. Generalmente, no produce picazón ni dolor.

¿Con qué frecuencia se presenta?

Ocurre con mayor frecuencia en lactantes entre las 3 semanas y 12 semanas de edad, en 10% de menores de un mes. Aproximadamente, el 70% de los casos se presenta a los 3 meses de edad. La Costra Láctea no es agradable pero es inofensiva. La mayoría de las veces aparece en los primeros meses de vida, y por lo general se va sola en alrededor de los seis a doce meses, aunque algunos bebés la tienen durante varios años.

¿Cuál es la causa?

Se desconoce cuál es la causa exacta de la Costra Láctea, aunque algunos investigadores consideran que pueden estar provocada por una producción excesiva de la grasa propia de la piel (o sebo) por parte de las glándulas sebáceas y los folículos pilosos, estimulada por hormonas maternas que atravesaron la placenta al final de la gestación. Hay un tipo de levadura u hongo, denominado malassezia, que puede crecer en el sebo junto con las bacterias, lo que puede ser otro factor que contribuye al desarrollo de la Costra Láctea.

La Costra Láctea no es causada por una infección bacteriana, ni alergia, ni por falta de higiene; por lo tanto, tampoco es contagiosa.

¿Cómo se trata la Costra Láctea?

A pesar de que la mayoría de casos de Costra Láctea no requiere tratamiento, es posible que a usted le interese deshacer y eliminar las escamas del cuero cabelludo de su bebé. Generalmente esto se puede lograr masajeando con delicadeza su cuero cabelludo con los dedos o una toallita y lavándole el pelo diariamente con champú suave mientras presenta escama.

Si no logra desprender con facilidad las escamas o costras, puede usar una pequeña cantidad de aceite para bebés o vaselina  sobre las zonas afectadas dejando unos pocos minutos y luego cepille y vale con champú para bebés y enjuague con abundante agua para evitar que queden restos de aceite o vaselina que podrían empeorar las costras.

Algunas veces, a pesar de haber realizado lo anterior, no se logra desprender las escamas o costras, por el contrario aumentan, entonces consulte a su pediatra quien le puede recomendar un champú medicado que contenga ácido salicílico, zinc, selenio y un antimicótico llamado ketoconazol. El champú debe ser aplicado en todo el cuero cabelludo haciendo masajes suaves y debe mantenerse por lo menos 2 minutos antes de enjuagar con abundante agua para no dejar ningún resto del champú que podría aumentar la seborrea.

Si la seborrea se presenta en otras áreas que no sea el cuero cabelludo como las orejas, las cejas, frente, cuello o pliegues; su pediatra le podría indicar una crema corticoide que contenga hydrocortisona, betametasona o metitprednisolona el cual debe ser aplicada en pequeñas capas frotando hasta que desaparezca para asegurar que penetre la piel.

¿Cuándo debo llevar al bebé con Costra Láctea al pediatra?

  • Cuando ha probado varios tratamientos domésticos que no han funcionado.
  • Cuando la seborrea empeora o cubre extensas áreas del cuerpo del bebé.
  • Si la seborrea le provoca abundante caída de pelo y/o comezón que altera su estado de ánimo.
  • Cuando el área de piel afectada se vuelve dura y roja, empieza a supurar y/o se nota caliente, lo que podría indicar la presencia de una infección.
  • Si su bebé tiene diagnóstico de alteración de su sistema  inmunitario y desarrolla Costra Láctea.
  • Si hay sangrado de las áreas donde se han desprendido las costras.

 

Dr. Gilberto Cárdenas
Pediatra Clínica Santa Isabel